• Delitos fiscales: delitos contra la hacienda pública y la seguridad social, delitos en materia de subvenciones, delitos contra los intereses de la Unión Europea, blanqueo de capitales, defensa de la competencia y políticas de precios.
  • Delitos societarios: gestión fraudulenta, falsedades contables y documentales, conflictos entre mayorías y minorías sociales.
  • Delitos contra la propiedad industrial e intelectual.
  • Delitos informáticos.