• Reclamaciones de cantidad.
  • Ejecución de letras de cambio, cheques y pagarés.
  • Contratos (alquiler, compraventa, permutas, opciones de compra…).
  • Desahucios.
  • Reclamaciones por defectos constructivos.